Home Documentos científicos ozonoterapia Parálisis cerebral y ozonoterapia.

Parálisis cerebral y ozonoterapia.

Estamos en plena campaña de ozonoterapia. Más o menos cada cuatro meses tocan veinte días de ozonoterapia. Daniel la recibe a este ritmo desde hace unos cinco años. Y parece que le va bastante bien. Empezamos entonces, tras considerar que no había efecto negativo ninguno, un poco por ver qué pasaba y porque la abuela de Daniel había obtenido muy buenos resultados en el tratamiento de una serie de dolencias.

 Hay que decir que Cuba es seguramente el país del mundo que más y mejor ha desarrollado la ozonoterapia, posiblemente por su eficacia y por tener menores costes que otras terapias utilizadas habitualmente en los países del primer mundo. Mandaron a Cuba el expediente de Daniel y se decidió que era un paciente adecuado para la terapia. En Cuba sí han trabajado con la ozonoterapia en niños con parálisis cerebral, pero los responsables de la clínica zaragozana era la primera vez que lo iban a hacer y querían asegurar bien todos los puntos.

A lo largo de estos años los fisioterapeutas que ha tenido Daniel han coincidido en que observan los efectos beneficiosos del ozono en el chaval: pueden trabajar con él mucho mejor en cuanto empiezan las sesiones y mientras dura el efecto de las mismas. Desde luego Daniel ha perdido casi por completo la espasticidad que tenía de pequeño. Siempre que él no tenga que hacer un sobreesfuerzo muscular para adoptar alguna postura concreta, sus músculos permanecen relajados. Eso ayuda mucho en las sesiones de fisio.

Otro de los aspectos que se ven mejorados casi inmediatamente con las sesiones de ozono es el de la dentición. Siempre hemos observado que avanzamos en el desarrollo de la dentición en cuanto empezaba con su tanda de ozono. Enric, la persona que habitualmente le pone el ozono y que ya es como de la familia, - Eduardo (Edu) es la otra- dice siempre que ese avance en la dentición es porque el ozono favorece el intercambio del calcio, y en los dientes de Daniel eso se hace visible. Nosotros le replicamos: pues vale, oye.

Hace ya un tiempo Enric me explicó que en buena lógica el ozono, al activar el metabolismo de los glóbulos rojos contribuiría, junto con todo el trabajo de estimulación que se realiza por diversas vías, a la maduración del cerebro de Daniel. Lo cierto es que en esa maduración vamos avanzando bien, según indican las cartografías que se le vienen realizando.


Así que de momento, ahí seguiremos, con las campañas de ozonoterapia, que incluyen, tras la visita a Enric y Edu, una merienda en las terrazas zaragozanas ahora que viene el buen tiempo. A Daniel le chifla merendar en la calle. Siempre hay posibilidades de aventura, como el otro día, cuando de repente pasó un camión por delante de nosotros en mitad de la peatonal calle Cádiz y Daniel flipó en todos los colores... ja, ja ,ja...


* Dejo un enlace a una de las muchas páginas que existen en Internet sobre ozonoterapia


Ultima actualización (Jueves 24 de Febrero de 2011 11:31)