Home Ozonoterapia y Oftalmologia Retinosis Pigmentaria y Ozonoterapia

Retinosis Pigmentaria y Ozonoterapia

Ceguera nocturna o Retinosis Pigmentaria es una enfermedad hereditaria evolutiva que se inicia a cualquier edad, algunas generaciones la padecen otras no, los enfermos van viendo menos en su entorno, su campo visual se reduce. El mundo exterior se va convirtiendo en una especie de túnel con la luz al final, luz cada vez más distante y difusa. Cada vez la luz es más molesta y al final sobreviene la ceguera previsiblemente si se la deja seguir su curso.

 

Así era el proceso evolutivo de la enfermedad, pérdida de visión concéntrica paulatina y ceguera. Hasta mediados de los años 80 el resultado era inevitable. Sin embargo la coyuntura creada en Cuba con la caída y abandono del protector comunista ruso fustigó a la administración cubana a estimular a sus científicos en la búsqueda de nuevos proyectos médico-científicos que paliaran de alguna manera la falta de medios en la sanidad cubana. Un grupo de entusiastas investigadores, cuyo exponente principal es Silvia Menéndez importó a Cuba una terapia que durante años se venia desarrollando en determinados países de Europa pero que en los EEUU estaba prohibida y desarrollaron numerosos trabajos y experimentos con el ozono. La labor realizada en Cuba es seguida y reconocida en todo el mundo y sus trabajos son considerados básicos en el trabajo con la ozonoterapia. La Retinosis Pigmentaria fué una diana terapéutica para el ozono. Miles de pacientes de todo el mundo siguen acudiendo a Cuba para recibir tratamientos de ozono para su RP. Algunos desconocen que desde cerca de su residencia pueden recibir estos tratamientos. Así son las razones que justifican el tratamiento:

La Retinosis Pigmentaria es una afección grave de la retina dónde aparecen numerosos pigmentos en el fondo del ojo, de ahí su nombre de retinosis pigmentaria. Se lesionan las capas de la retina dónde están los bastones y los conos.

Los bastones permiten la visión nocturna o de baja iluminación y la periférica; los conos la diurna y la visión central. Al comenzar la enfermedad –a cualquier edad- primero se lesionan los bastones y más tarde, progresivamente, los conos. El campo visual se va reduciendo concéntricamente hasta llegar a ser tubular, como cuando se mira por el cañón de una escopeta, por último la pérdida de visión es total.

El daño a ésta células, bastones y conos, no se sabe exactamente porqué se produce pero sí existen diversas claves en la etiopatogenia de esta enfermedad:

1º La mayoría de los pacientes presentan alteración de las propiedades reológicas de la sangre. La velocidad sanguínea a ese nivel es menor y la presencia de hematíes en pilas o rouleaux de monedas es casi constante.

2º Como consecuencia de este enlentecimiento se produce una insuficiencia vascular ocular que trae como consecuencia un déficit de nutrición y fundamentalmente de oxigenación.

3º La presencia de la disminución de calibre de los vasos debida a la ateroesclerosis también es un hallazgo cuasi constante en los adultos afectos de RP.

A la luz de estos hallazgos las conclusiones de los investigadores del ozono de que la ozonoterapia pudiera ser el tratamiento más adecuado para frenar o combatir la enfermedad era cuestión de sentido común:

1º Todos los estudios, trabajos y experimentos demuestran que el ozono cumple todos los requisitos del medicamento ideal: seguro, eficaz, fácil de administrar, exento de efectos secundarios, mejor todavía : con efectos secundarios positivos.

2º El ozono aumenta la flexibilidad de las células sanguíneas rojas: los glóbulos rojos son más flexibles y pueden así pasar por los capilares más estrechos y sinuosos. La reología sanguínea se acelera, por consiguiente:

3º El aporte de oxigeno, transportado por la hemoglobina contenida en lo glóbulos rojos, se mejora y producto del aumento de la reología sanguínea también mejora la nutrición.

4º Los realeaux o formación de pilas de monedas son revertidas también por la acción del ozono al destruir los enlaces de unión entre hematíes.

5º El descenso de los niveles de colesterol está también constatado en los tratados con ozono y en diversos experimentos.

6º El ozono es antioxidante una vez ingresa en el organismo, por lo tanto inhibe la actuación de radicales libres al activar sistemas enzimáticos como la superóxido dismutasa, catalasa y glutatión.

7º Además es germicida (oxidante) e inmunomodulador.

Los efectos causales por un lado de la Retinosis Pigmentaria y los efectos terapéuticos del ozono abrieron una esperanza a la detención del proceso y así lo avalan los resultados: el 80 % de los pacientes tratados con ozono estabilizó la enfermedad y no progresa, el 15& mejoran y el ritmo evolutivo decrece notoriamente y el 5% no refiere mejoría.

Hoy en día se reconoce que no existe ninguna contraindicación, salvo el favismo, para el tratamiento con ozono. Que el ozono manejado por médicos expertos, que manejen las vías sistémicas a las concentraciones y dosis adecuadas, es un tratamiento eficaz y complementario a cualquier otro en al RETINOSIS PIGMENTARIA. Es lamentable  que todavía  la existencia de la ozonoterapia es desconocida para muchos oftalmologos y que sigan manifestando que no tiene tratamiento; algunas vitaminas, dicen, por decir algo y sin saber que dan las vitaminas por su actividad antioxidante, uno de los efectos del ozono precisamente. Si hay glaucoma operar el glaucoma, si cataratas las cataratas, etc. PUES SI, EXISTE ALGO QUE PUEDE AYUDAR: LA OZONOTERAPIA.

 

Ultima actualización (Viernes 02 de Abril de 2010 19:26)