Home Ozonoterapia y Odontología Innovación sanitaria con sello pontevedrés



Innovación sanitaria con sello pontevedrés

El empleo odontológico del ozono, base para dos pioneros dispositivos.

 

MARCOS QUINTAS - PONTEVEDRA La colaboración entre dos investigadores y profesionales sanitarios que ejercen en Pontevedra está a punto de dar sus frutos. Después de tres años de trabajo, una multinacional ultima la salida al mercado de dos aparatos que prometen innovaciones en salud bucodental. El diseño de una aguja y un cubeta microperforadas para aplicar ozono en tratamientos odontológicos evitará infecciones y servirá de tratamiento para enfermedades como la piorrea. Además, los desarrollos de Viviana Clelia Lüdi y Juan Carlos Pérez Olmedo también auguran el perfeccionamiento de los blanqueamientos dentales.

 


 

 


Lo que hace tres años empezó como una idea en una conversación informal entre colegas está ahora a punto de convertirse en una revolucionaria innovación odontológica. Se trata de dos utensilios que aúnan los últimos avances tecnológicos con la aplicación sanitaria del ozono. Los “padres” de estas creaciones son los profesionales pontevedreses Viviana Clelia Lüdi y Juan Carlos Pérez Olmedo. 
Desde 2007 esta odontóloga argentina que se instaló en la comarca hace 20 años y el médico gallego especialista en ozonoterapia maduraron la idea de introducir la sustancia gaseosa en determinados tratamientos. Todo gracias a la irrupción de aparatos como un nuevo microscopio operatorio que facilita el desarrollo de minuciosos tratamientos de salud bucal. Ahora la multinacional GMB Ozone está ultimando la realización de los dos inventos, una aguja y una cubeta microperforadas, para su comercialización en serie.
El primero de los inventos tiene como fin avanzar en la desinfección oral después de tratamientos endodóncicos. Algo que se lograría mediante la aplicación del ozono a través de los orificios de esta aguja en conductos radiculares y bolsas periodontales. 
La segunda, una cubeta que también posee múltiples y pequeñas aberturas, está encaminada a curar enfermedades como la piorrea o afecciones a mucosas bucales. Pero además dispone de una utilización estética, puesto que el empleo de este dispositivo también redunda en un perfeccionamiento del blanqueamiento dental.
De todas maneras, la principal ventaja que supondrían con respecto al material médico existente en la actualidad va más allá de aquellos beneficios. Los inventores destacan como una de sus principales virtudes la práctica ausencia de efectos secundarios y la inexistencia de contraindicaciones para su utilización. “Las perspectivas son realmente muy buenas y, de hecho, son varios los investigadores de diversas partes del mundo se han puesto en contacto con nosotros para que nosotros podamos orientarles”, comenta Lüdi.
Atracción internacional
Asimismo, este trabajo de investigación y desarrollo ha atraído la atención no sólo de odontólogos y médicos de diversos países. Conocedores de la eficacia del ozono, debido a su condición de oxidante, en la lucha contra bacterias, hongos y virus, los responsables de la firma GMB Ozone decidieron participar en este proyecto y apostar por su fabricación. De este modo, tanto la aguja como la cubeta microperforadas ya fueron patentadas. 
Durante las próximas semanas se tendrían que ultimar los aspectos relacionados con la comercialización de ambos instrumentos, según comprometió la empresa a los creadores pontevedreses. Y es que en principio el inicio de la venta esta programado para el mes enero del próximo año. Los inventos ya han recibido la pertinente aprobación como modelo de utilidad sanitaria en la rama de la odontología.

Viviana Lüdi: “La empresa se interesó en nosotros tras un trabajo muy duro” 

La odontóloga Viviana Clelia Lüdi compagina su trabajo en la clínica dental que abrió hace 16 años en la ciudad del Lérez con su labor investigadora y académica, puesto que también es profesora en la Universidade de Santiago. En colaboración con Juan Carlos Pérez Olmedo, médico pontevedrés especializado en tratamientos de ozonoterapia, ha ideado estas herramientas. Ahora ambos ven recompensado su esfuerzo con la próxima comercialización de sus proyecto.
“La empresa se interesó en nostroso tras un trabajo muy duro”, comenta esta argentina vecina de Combarro. Reitera que “las expectativas son muy buenas”, dado que a su juicio estos artículos de trabajo proporcionan importantes novedades para los profesionales del sector. “Tienen buenos efectos secundarios y carecen de contraindicaciones, tanto la aguja como la cubeta”, detalla. Asimismo, agrega que ambos “cuentan con un buen efecto sistémico”. Algo que lleva a que Pontevedra se convierta en lugar de nacimiento y desarrollo de “algo pionero para la salud bucodental”.

Ultima actualización (Miércoles 08 de Febrero de 2012 16:13)